Ficolsa Asesores

La nueva Ley de propiedad intelectual ha sido aprobada. Entrará en vigor el 1 de enero y, entre otras cosas, activa la Tasa Google o Canon ADEDE, por el que los editores tendrán que negociar con los agregadores.

Pese a los importantes cambios y las numerosas polémicas, el propio Gobierno reconoce que es sólo una reforma parcial. El año que viene habrá otra aún más completa, aunque espera llevarla a cabo con consenso.

Es una Ley muy amplia que afecta de diferente forma a los distintos usuarios de Internet. Vamos a analizar sus principales novedades.

Soy un usuario de Internet: El grupo más numeroso de ciudadanos de la Red son los usuarios que la usan para distintas actividades, pero que no tienen interés profesional. El propio Ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, ha dicho que la nueva Ley no perseguirá a los usuarios individuales.

Copia Privada: Podrás llevar a cabo una copia privada, para tu propio uso, con el contenido adquirido en soportes físicos como CD o DVD, siempre que no tenga un fin comercial. También puedes utilizar grabaciones de radio y televisión. Sin embargo, no existe el concepto de copia privada en el ámbito digital. Cualquier cosa que adquieras en formato descarga (películas, música, juegos, apps), aunque pagues lo mismo que una copia física, no se considera compra, sino un alquiler permanente. Por tanto, ningún contenido digital puede usarse como copia privada. La copia privada digital es posible, si quien te ha vendido el contenido digital lo permite en su contrato.

En la práctica, no te van a decir nada si copias contenidos en el entorno íntimo, pero pueden pedirte que los borres o no los copies si los distribuyes o los compartes mucho. También se elimina el Canon Digital y no se gravan con impuestos los CD o DVD grabables.

Descargas de contenido: Al descargar contenido protegido por copyright de Internet, la Ley no introduce muchos cambios. El Secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, ha dejado claro que la ley no tiene la intención de perseguir a los usuarios. Por ello, no se va a perseguir a quien descargue contenido para uso individual, aunque los poseedores de los derechos pueden pedir a la Comisión de la Propiedad Intelectual que advierta a un usuario si descarga de forma masiva o lo comparte por las redes.

Tengo una web o blog: Si eres un webmaster o bloguero a título individual, debes poner atención en lo que publicas. No te afecta la Tasa Google pues sólo se aplica a los agregadores de contenido y podrás publicar citas, enlaces o fragmentos de textos de otras webs, periódicos, medios, etc., sin que tengas que pagar nada, y sin que estés haciendo nada ilegal.

Pero el contenido puede tener copyright: si usas una foto propiedad de un autor u agencia, pueden pedirte que la quites, o pagues la licencia. Lo mismo si publicas textos completos o plagias contenidos de medios.

Al ofrecer en tu web contenido protegido por copyright, aumentan los medios de control de la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual, y las multas, que van de los 30.000 hasta los 600.000€. No se aplican sólo a aquellos que almacenan el contenido, también a los que ofrecen enlaces. Se va a perseguir especialmente a aquellos que se lucran ofreciendo descargas con publicidad, enlaces en servicios de alojamiento de pago, etc. Si el implicado se niega a retirar contenido tras 2 o más avisos, podrían bloquear su web (previa orden de un juez) y desactivar el dominio ‘.es’. Bastará con enviarte un simple email para que te consideres avisado a la hora de quitar el contenido. Pero las autoridades no actuarán hasta que el perjudicado envíe un email para que quiten su contenido y el infractor no haga caso.

Las sanciones están pensadas para las webs que ofrecen enlaces de forma masiva y continuada. La Ley no te va a multar si ofreces algún enlace esporádico sin ánimo de lucro, aunque si pueden pedirte que lo elimines.

La Ley ahora afecta a las empresas, alojadores de archivos y servicios de pago que trabajan con webs de descargas con copyright. Pueden pedirte que dejes de anunciarte en ellas e, incluso, ponerte una multa por financiarlas.

También se estrenan los límites de uso al contenido protegido en las universidades. Hasta ahora, podían reproducir parcialmente contenido protegido por copyright con fines educativos. Con la nueva Ley de Propiedad Intelectual, tendrán que pagar un canon si la reproducción supera el 10 % de la obra.

Soy un agregador de contenido: Por su parte, los agregadores de Internet, es decir, servicios que ofrecen resúmenes de las noticias del día, con enlaces a la noticia completa, van a tener que negociar una Tasa Google, llamada así porque afecta al principal agregador, Google News, aunque hay otros muchos, como Menéame o Yahoo!News. Los buscadores, como el propio Google, están exentos.

Los editores de contenido, es decir, periódicos, publicaciones periódicas, webs online de noticias, representados por ADEDE, argumentan que los agregadores les quitan visitas, porque mucha gente se conforma con leer los titulares y resúmenes y que se lucran con ello. Por el contrario, los agregadores creen que aportan visitas a los medios, porque dan visibilidad a sus noticias y les envían visitantes. Y afirman que no se lucran.

La tasa afecta a “fragmentos no significativos de contenidos, divulgados en publicaciones periódicas o en sitios web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento”. Pero, ¿qué son los “fragmentos no significativos”? ¿No son todas las webs “de actualización periódica”? ¿Por qué las redes sociales no entran en la tasa, cuando también publican resúmenes de noticias?

Por otro lado, según este texto, si escribes el resumen tú mismo y enlazas el contenido original, no hay que pagar tasa. El Gobierno ha dado 5 meses para negociar la tasa entre los dos bandos. No sólo pide dinero ADEDE, sino otras asociaciones como CEDRO, en el caso de textos, y VEGAP, para las fotos e imágenes. La idea del Ejecutivo es que los agregadores paguen una tasa fija, que se repartirán los editores. Es decir, no se pagará individualmente a cada medio. Si no llegan a un acuerdo, la tasa la fijará el Gobierno. Pero los agregadores no lo ven igual: Google España ha lanzado el siguiente comunicado: “Estamos decepcionados con la nueva Ley porque creemos que servicios como Google News ayudan a los editores a llevar tráfico a sus sitios web. Por lo que se refiere al futuro, continuaremos trabajando con los editores españoles para ayudarles a incrementar sus ingresos mientras valoramos nuestras opciones en el marco de la nueva regulación”.

Soy un editor: La nueva Ley garantiza que los editores de contenido (periódicos, publicaciones online, webs de noticias) van a recibir dinero por usar sus contenidos, aunque sólo sean titulares o resúmenes. Esa es la teoría. En la práctica, tendrán que negociar con los agregadores. Y no se descarta que éstos se nieguen y los echen de su servicio, que a fin de cuentas es voluntario.

Soy un gestor de derechos de autor: Aunque pueda parecer lo contrario, las entidades gestoras de derechos tampoco están muy contentas con la nueva Ley. Se defienden sus derechos al subir las multas y la persecución por ofrecer enlaces a descargas en webs, foros y P2P pero, sin embargo, se elimina también el Canon Digital y el derecho por copia privada en el ámbito digital, que es el sector que más crece.

Su compensación por copia privada queda reducida a los formatos físicos, en continuo declive. Además, cobrarán mucho menos por la compensación por contenido digital, nada si es streaming. Según El País, esa cantidad bajará de los 115 a sólo 5 millones de euros.

Se establece también una ventanilla única para todos los pagos de derechos por parte de hoteles, restaurantes, peluquerías, etc., para facilitarles el proceso.

Además, la nueva Ley pone en marcha nuevos controles y sanciones para aumentar la transparencia de este tipo de entidades. Serán vigiladas más de cerca para que sus cuentas estén más claras y no se vuelvan a producir escándalos como los de la SGAE.

  

¿Y QUE HA PASADO EN OTROS PAÍSES?

Este enfrentamiento no es nuevo en Europa. En Francia o Alemania ya se contemplan tasas que se aplican a los gigantes de Internet.

Alemania: El año pasado se aprobó una ley similar a la española que permite a los editores cobrar a los agregadores, pero no impone una tasa, lo dejan en manos de los editores. Se permiten algunas “palabras o fragmentos gratuitos”. Google respondió eliminando de su agregador a los medios que pedían un pago. Estos notaron un enorme descenso de tráfico, hasta el punto de que han pedido volver a Google News sin cobrar. Pero no renuncian al pago, a la espera de que se apruebe una Ley como la española, en el 2015. Pero esto da la razón a los agregadores cuando dicen que aportan visitas a los editores web.

Francia: El Gobierno francés llegó a un acuerdo con Google el año pasado para crear un Fondo de Transición al negocio Digital de 60 millones de euros, que la prensa usa para cubrir diferentes necesidades.

Bélgica: Los editores belgas llevaron a Google a los tribunales y, aunque ganaron, en lugar de fijar una tasa negociaron con Google compensaciones indirectas, como poner publicidad en prensa escrita o financiar proyectos conjuntos. Parece que Google está dispuesto a ofrecer dinero de forma indirecta (publicidad, patrocinios, proyectos conjuntos), pero no a pagar una tasa, porque su gran temor sería tener que pagarla en Estados Unidos, y ahí es donde el desembolso sería realmente enorme. 

 

Fuente: Computer Hoy

 

FICOLSA ASESORES S.L. Pozo Dulce, 16. 13001 CIUDAD REAL. España.Teléfono: +34 926 25 18 28. Email:   Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  Síguenos en Facebook  Twitter  Síguenos en Google+

 

Inicio Articulos (2) Practico Informatica Nueva Ley de Propiedad Intelectual aprobada